domingo, 21 de mayo de 2017

POR ALGO SERÁ.

*Una verdad de Perogrullo, será que  habrá que buscar un justificativo cuando a alguien le acontece un problema generalmente importante, algunos que se jactan de sabelotodo, menciona aquello de: por algo será. Claro que no hay que generalizar, no siempre se pueden determinar las causas de un suceso de características significativas.
Sin embargo esa frase que tiene una casi una forma de pregunta, generalmente requiere tácitamente la respuesta de rigor, casi siempre las causas son conocidas., para qué referirlas. Las cosas no pasan por casualidad, siempre habrá un origen.
Salvo la muerte prematura, por causas naturales, escapa a dicho comentario. Sería grosero pensar y mucho menos comentar que tanto el que partió como su familia, algo mal habrán hecho para merecer tamaña pérdida. Desde el punto de vista religioso, se piensa que la voluntad de Dios es inapelable, y si fuera cierta la posibilidad de que se llama justicia divina. No nos imaginamos tamaña determinación. Pero la creencia permite suponer que Dios todo lo sabe y todo lo ve. A veces es común escuchar ante hechos censurables aquello de: si no lo paga en este mundo, lo pagará en el otro. Manera de descargar una forma de pensar que más tiene sabor del deseo de un merecido castigo, al autor de una falta punible. En síntesis, un juicio.
Acontecimientos que conmovieron al mundo encuentran también el referido comentario. Naturalmente que todo tiene una razón de ser, nadie emprende cualquier tipo de acción sin tener alguna razón o no, para ello. En su momento justificará o no, o como de costumbre encontrará quien lo haga.
Lo de siempre, alguna razón tendrá para ello o por algo será. El trillado discurso que surge invariablemente en tales circunstancias. Quizás el que supone ser el dueño de la verdad. Digo en que teoría se basará para formular tal apreciación. Qué cada ser humano nace y esto hay que probarlo, con un derrotero marcado, creo que no puede haber cuestionamientos a esto. A partir de nuestra orientación occidental entendemos que en los cotidiano, ya sea en el orden familiar, laboral, vecinal, en suma en la sociedad misma, permanentemente nos encontramos frente a situaciones que permiten la formulación, por un lado, el comentario de quienes no nos quieren bien. Por el otro el nuestro: si el destino lo quiso así, por algo será. Dos extremos, pero la misma frase. Casi una definición.
La historia del mundo está ilustrada en abundancia en lo inherente al destino de los seres humanos. Un fenómeno incorporado a la Creación, lo constituye sin dudas el equilibrio ecológico.  No había porqué transgredir elementales principios de racionalidad de la manera más grosera según el comportamiento humano. Pero ir a contramano de lo ideal forma parte de su idiosincrasia. Más grave cuando el andar en tales condiciones ya desde mucho tiempo va en paulatino ascenso. Lamentablemente su pertinaz obcecación pareciera que le requiere cada vez más comprometerlo cada vez más comprometerlo en acciones que mueven  inevitablemente al comentario en cuestión.
Había mencionado anteriormente el equilibrio ecológico. Una cuestión que no debiera pasar desapercibida, ser indiferente a esto es realmente censurable, no podemos darnos semejante lujo.
Por algo será que el hombre en su obstinación por obtener beneficios muy por demás de lo imprescindible, no ha vacilado en romper progresivamente con principios elementales de convivencia.
Nunca está conforme, siempre fe falta algo, condición que le obliga a abusar vergonzosamente de todo aquello que le produce placer o bienestar económico, da lo mismo,
Será entonces que habrá que pensar que por algo será un incorrecto proceder.
 El equilibrio ecológico tiene una razón de ser, no en vano la Madre Natura dotó a los distintos reinos, de atributos notables para una adecuada calidad de vida.
Si enfocamos esta cuestión desde la óptica del destino de la humanidad, ahí sí aquello de que por algo será.
En el otro sentido, creo que no puede discutirse que exista otra razón para declarar: por algo será.
En un párrafo anterior declamo que particularmente el hombre es el único responsable.
Porqué será? Será por algo que el hombre no reacciona a favor de la racionalidad, indiferencia, qué me importa las consecuencias que a otros les toca.
No quiero pensar que semejante terquedad le dañará o lo hará con los suyos.
Pregunto: la inteligencia del ser humano ha arribado a límites insospechados. Salta a la vista. Pero tal es su ceguera que no le permite percibir el resultado de su conducta. Otro típico caso de miopía mental. Por algo será que tanto ellos como nosotros tengamos que enfrentarnos como víctimas y victimarios. El que daña y el que se perjudica por ello.
Por algo será que la irresponsabilidad humana alcanza y deteriora con incursiones injustas y hasta despiadadas a los reinos animal y vegetal también.
Quién podría poner en duda, la capacidad y la inteligencia del ser humano, indudable por cierto toda vez que da muestras permanentemente  de ello, lástima que no se use de esos atributos que tan generosamente la creación le regaló.
Por algo será que incursione por el universo marino, ya sea en la superficie o en sus profundidades, haciendo uso y abuso y de cualquier modo depredando a diestra y siniestra. Una información que proviene de fuera del país, revela que el Japón ha eliminado varios miles de delfines, habida cuenta que han encontrado un mercado consumidor que no repara en el costo económico para dar rienda suelta a una apetencia muy particular. Quien ignora que esta especie de algún modo cariñosa, inteligente que realmente provoca simpatía cuando aparecen en la superficie haciendo piruetas que deleitan no solo a niños sino que también a adultos. Deplorable verdad? .
La Naturaleza, según lo expresado anteriormente, aportó el canto de las aves y su plumaje multicolor.
El individuo, quiere tenerlo a su disposición. Algunas especies enjauladas para divertimento. Las aves en libertad siempre consiguen el sustento diario. Aquellos, estúpidos depredadores.
Otra especie, la vegetal, particularmente las arboleas, sometida cruelmente a una descontrolada extracción sin reposición.
Aunque no se puede ser iluso, para pensar que los nuevos árboles vana compensar rápidamente la pérdida de los otros. Todo pasa por obtener un desmesurado rédito económico en el menor tiempo posible. Por algo será, está claro entonces?
Consecuentemente, si el hombre no cambia su postura, su comportamiento inevitablemente, nos obligará a expresar esa casi fatídica frase, la que presta título a la presente.
Habrá que revertir entonces el sentido de la frase y que por algo será, se convierta en un comentario de carácter positivo que verdaderamente dé la pauta que el hombre ha puesto por fin el sentido común, su raciocinio en aras sí de la verdadera calidad de vida que un día la Naturaleza puso a su servicio.

OSCAR
Rosario, Pvcia. de Santa Fe

Argentina- 20.05.2017.-

sábado, 20 de mayo de 2017

EL DERECHO DE LAS PERSONAS

*Derecho:
Condición de la cual se hace acreedor el hombre a partir de su nacimiento.
*Deber:
Obligaciones que le competen.
Siempre se dijo que el derecho de uno termina cuando comienza el del otro. Cuánta verdad ¡Pero lamentablemente no ha sido siempre así y tampoco hoy.
Ni bien llegado al mundo, aunque antes en formación tiene el derecho de ser asistido convenientemente.
Respetar el derecho a la vida no es una hazaña de la madre, es una obligación. Ya en el mundo va de la mano con la necesidad que su estado lleva implícito.
Sin requerirlo, el infante da muestras de que sus derechos sean respetados, haciéndose entender con el llanto. En momento alguno entonces, deja de prescindir de este ineludible compromiso de sus progenitores, cada uno de ellos en su papel.
El derecho tiene vigencia casi desde el mismo momento de la Creación. Entonces habremos de convenir que la sociedad consumista al fin, necesita ser considerada como tal y no desea bajo ningún punto de vista ser excluida como elemento imprescindible de una  sana convivencia.
En tanto y en cuanto no se vea privado o limitado de tal necesidad, no cejará en sus esfuerzos por conseguirla.
No obstante, no todos lo entendieron ni lo entienden; así presumen de autoritarios y soberbios, dando por tierra con las imprescindibles pretensiones de otros. Evidentemente el agresor no ha tenido en cuenta elementales normas de moral y de buenas costumbres. Otra falta evidente de respeto y amor al prójimo, la víctima y el victimario.
No siempre la desmedida y desafortunada intervención de energúmenos ha estribado en incuestionables razones para provocarla. Ha obrado con un descaro revelador de mala educación, estimulado por bajos instintos que le provocan dureza de corazón sin importarle absolutamente nada las nefastas consecuencias de su accionar.
Si repasamos la historia nos cansaríamos de comprobar cómo y de qué manera se han vulnerado innumerables derechos de las personas. Conquistas territoriales, violaciones, saqueos, sangre, sudor y lágrimas. Cuanto desprecio de amor. Las prédicas religiosas caen en saco roto. El conocimiento de lo que es bueno y de lo que es malo no es tenido en cuenta. Para qué?
Ni los gobernantes ni la clase dirigente en general toman conciencia de la gravedad de esta cuestión. No es nuevo que en ellos se produce una falta de armonía antes de encaramarse al poder.
Actúan libremente pretendiendo subyugar a la gente con discursos insidiosos que más pareciera que les están dirigidos a ciegos y sordos.
Bueno así estamos. Las críticas no son rebatidas con descargos creíbles, puntuales. El principio del que calla otorga.
Ahora a otro campo: el doméstico.
En el orden familiar, el derecho ocupa también un papel preponderante. Bajo ningún concepto debe ser vulnerado.
Antes del compromiso matrimonial debe ponerse énfasis  entre otros conceptos fundamentales, el respeto al derecho, bajo la innegable premisa de que ambos cónyuges debe subestimar al otro. Qué ilusos, promesas por doquier, hasta de lo más insólitas.
Esporádicamente y tal vez por milagro alguno cumple (estará cuerdo?). No Se ha dado cuenta que la vida está formada o cubierta por etapas. Generalmente se producen cambios entre una y otra y es muy probable que se dé la lógica cuando transite por aquella que le sigue, es decir, noviazgo y matrimonio.
Pasó el primer momento, una etapa “rosa” llega a su fin. Conformar una pareja sobre bases sólidas implica seguramente deponer actitudes que paulatinamente requiere consenso entre ambas partes. Pero la sociedad al mejor estilo de un director de orquesta, tiene la batuta y requiere que todos bailen al ritmo de la música de la música que ejecuta. Ante tal imposición supone que la pareja se enanque en el principio de libertad e independencia y no atiende razones  que tiendan a reencauzar los valores éticos comprometidos hasta juramentos estériles. El que no se aferra a respetar el derecho del otro, está tirando por la borda lo atinente a normas morales que debieran ser indestructibles. Pero el amor de va. Promesa? Cómo pude haber aceptado esto?. En donde estaba antes? En el laneta de los simios?. Esta condición,  al decir de una de las dos partes,  puede cumplirse, es antigua, los tiempos son otros. Claro son otros a partir de la materialización del contrato conyugal. Acorde con la decadencia de hábitos que en su momento, su pérdida era menos frecuente ya que las más de las veces era la mujer quien había perdido sus derechos.
Deberes y obligaciones ineludibles también tienen que acompañar al hombre. Desdeñarlas implica lisa y llanamente el auto marginación. No es posible. Ya desde pequeños, el costo de vivir obliga a las personas a responder adecuadamente a las exigencias de terceros
Comportarse como corresponde no solo con la familia, sino con el resto de la sociedad, a propósito de vivir armoniosamente. Esta es una obligación que no puede ser soslayada.
Todo pasa, es inevitable, estamos condicionados al deber, a la obediencia, no a la sumisión. Cada uno en lo suyo según el rol que la vida le tiene asignado, ya sea en el seno familiar, en la escuela (de cualquier nivel o disciplina), en su trabajo, es decir en el diario contacto con la sociedad, sin apartarse desde luego, de los derechos que a todo ser humano le corresponde.
Derechos y deberes, así es la cuestión, la Naturaleza sabia como es, no necesita pensar demasiado, le brindó al hombre todo lo mejor, pero éste, astuto consuetudinario o por antonomasia no tuvo mejor idea que entrar en franca rebeldía, optando por todo lo contrario. Quizás haya pensado que era demasiado aburrido hacer felices a los demás. En consecuencia tenemos el ineludible compromiso de respetar ambas obligaciones.
A renglón seguido, citaré algunos documentos referido a los derechos del hombre.
*En Argentina, Artículo 14 Bis de la Constitución Nacional.
*Declaración universal de los derechos del hombre: alimentación es un derecho básico del ser humano.
*Declaración sobre el progreso y desarrollo en el campo social, afirmando que es necesario eliminar el hambre y la desnutrición, garantizado el derecho a una alimentación adecuada.
Palabras y más palabras, la desnutrición castiga a más de mil millones de personas alrededor del mundo.
El cumplimiento de estos compromisos está a cargo de los gobiernos en general, despojándose del poder satánico que tienen en su interior.
Desnudos vienen al mundo, de igual modo lo dejan.
Si llegan a conocer los últimos deseos de Alejandro Magno, se encogerán de hombros, como diciendo, cuando me toque ya veremos.
No le afecta su proceder, que más bien fuese su alimento o cualquier otro tipo de vicio y de cuya adicción no puede salir.
En fin otra de las plagas instalada en la piel de sujetos con total y absoluta falta de escrúpulos y de los cuales no se hace cargo.
Como de ordinario, una epidemia más que sí tiene remedio sin medicina alguna, pero es evidentemente un enfermo que deteriora la salud física y moral de otros.
Cambiar esto será un milagro.

OSCAR
Rosario, Pvcia. de Santa Fe
Argentina- 19.04.2017






miércoles, 19 de abril de 2017

EL DERECHO DE LAS PERSONAS

*
Derecho:
Condición de la cual se hace acreedor el hombre a partir de su nacimiento.
*Deber:
Obligaciones que le competen.
Siempre se dijo que el derecho de uno termina cuando comienza el del otro. Cuánta verdad.
Pero lamentablemente no ha sido siempre así y tampoco hoy.
Ni bien llegado al mundo, aunque antes en formación tiene el derecho de ser asistido convenientemente.
Respetar el derecho a la vida no es una hazaña de la madre, es una obligación. Ya en el mundo va de la mano con la necesidad que su estado lleva implícito.
Sin requerirlo, el infante da muestras de que sus derechos sean respetados, haciéndose entender con el llanto. En momento alguno entonces, deja de prescindir de este ineludible compromiso de sus progenitores, cada uno de ellos en su papel.
El derecho tiene vigencia casi desde el mismo momento de la Creación. Entonces habremos de convenir que la sociedad consumista al fin, necesita ser considerada como tal y no desea bajo ningún punto de vista ser excluida como elemento imprescindible de una  sana convivencia.
En tanto y en cuanto no se vea privado o limitado de tal necesidad, no cejará en sus esfuerzos por conseguirla.
No obstante, no todos lo entendieron ni lo entienden; así presumen de autoritarios y soberbios, dando por tierra con las imprescindibles pretensiones de otros. Evidentemente el agresor no ha tenido en cuenta elementales normas de moral y de buenas costumbres. Otra falta evidente de respeto y amor al prójimo, la víctima y el victimario.
No siempre la desmedida y desafortunada intervención de energúmenos ha estribado en incuestionables razones para provocarla. Ha obrado con un descaro revelador de mala educación, estimulado por bajos instintos que le provocan dureza de corazón sin importarle absolutamente nada las nefastas consecuencias de su accionar.
Si repasamos la historia nos cansaríamos de comprobar cómo y de qué manera se han vulnerado innumerables derechos de las personas. Conquistas territoriales, violaciones, saqueos, sangre, sudor y lágrimas. Cuanto desprecio de amor. Las prédicas religiosas caen en saco roto. El conocimiento de lo que es bueno y de lo que es malo no es tenido en cuenta. Para qué?
Ni los gobernantes ni la clase dirigente en general toman conciencia de la gravedad de esta cuestión. No es nuevo que en ellos se produce una falta de armonía antes de encaramarse al poder.
Actúan libremente pretendiendo subyugar a la gente con discursos insidiosos que más pareciera que les están dirigidos a ciegos y sordos.
Bueno así estamos. Las críticas no son rebatidas con descargos creíbles, puntuales. El principio del que calla otorga.
Ahora a otro campo: el doméstico.
En el orden familiar, el derecho ocupa también un papel preponderante. Bajo ningún concepto debe ser vulnerado.
Antes del compromiso matrimonial debe ponerse énfasis  entre otros conceptos fundamentales, el respeto al derecho, bajo la innegable premisa de que ambos cónyuges debe subestimar al otro. Qué ilusos, promesas por doquier, hasta de lo más insólitas.
Esporádicamente y tal vez por milagro alguno cumple (estará cuerdo?). No Se ha dado cuenta que la vida está formada o cubierta por etapas. Generalmente se producen cambios entre una y otra y es muy probable que se dé la lógica cuando transite por aquella que le sigue, es decir, noviazgo y matrimonio.
Pasó el primer momento, una etapa “rosa” llega a su fin. Conformar una pareja sobre bases sólidas implica seguramente deponer actitudes que paulatinamente requiere consenso entre ambas partes. Pero la sociedad al mejor estilo de un director de orquesta, tiene la batuta y requiere que todos bailen al ritmo de la música de la música que ejecuta. Ante tal imposición supone que la pareja se enanque en el principio de libertad e independencia y no atiende razones  que tiendan a reencauzar los valores éticos comprometidos hasta juramentos estériles. El que no se aferra a respetar el derecho del otro, está tirando por la borda lo atinente a normas morales que debieran ser indestructibles. Pero el amor se va. Promesa? Cómo pude haber aceptado esto?. En donde estaba antes? En el planeta de los simios?. Esta condición,  al decir de una de las dos partes,  puede cumplirse, es antigua, los tiempos son otros. Claro son otros a partir de la materialización del contrato conyugal. Acorde con la decadencia de hábitos que en su momento, su pérdida era menos frecuente ya que las más de las veces era la mujer quien había perdido sus derechos.
Deberes y obligaciones ineludibles también tienen que acompañar al hombre. Desdeñarlas implica lisa y llanamente el auto marginación. No es posible. Ya desde pequeños, el costo de vivir obliga a las personas a responder adecuadamente a las exigencias de terceros
Comportarse como corresponde no solo con la familia, sino con el resto de la sociedad, a propósito de vivir armoniosamente. Esta es una obligación que no puede ser soslayada.
Todo pasa, es inevitable, estamos condicionados al deber, a la obediencia, no a la sumisión. Cada uno en lo suyo según el rol que la vida le tiene asignado, ya sea en el seno familiar, en la escuela (de cualquier nivel o disciplina), en su trabajo, es decir en el diario contacto con la sociedad, sin apartarse desde luego, de los derechos que a todo ser humano le corresponde.
Derechos y deberes, así es la cuestión, la Naturaleza sabia como es, no necesita pensar demasiado, le brindó al hombre todo lo mejor, pero éste, astuto consuetudinario o por antonomasia no tuvo mejor idea que entrar en franca rebeldía, optando por todo lo contrario. Quizás haya pensado que era demasiado aburrido hacer felices a los demás. En consecuencia tenemos el ineludible compromiso de respetar ambas obligaciones.
A renglón seguido, citaré algunos documentos referido a los derechos del hombre.
*En Argentina, Artículo 14 Bis de la Constitución Nacional.
*Declaración universal de los derechos del hombre: alimentación es un derecho básico del ser humano.
*Declaración sobre el progreso y desarrollo en el campo social, afirmando que es necesario eliminar el hambre y la desnutrición, garantizado el derecho a una alimentación adecuada.
Palabras y más palabras, la desnutrición castiga a más de mil millones de personas alrededor del mundo.
El cumplimiento de estos compromisos está a cargo de los gobiernos en general, despojándose del poder satánico que tienen en su interior.
Desnudos vienen al mundo, de igual modo lo dejan.
Si llegan a conocer los últimos deseos de Alejandro Magno, se encogerán de hombros, como diciendo, cuando me toque ya veremos.
No le afecta su proceder, que más bien fuese su alimento o cualquier otro tipo de vicio y de cuya adicción no puede salir.
En fin otra de las plagas instalada en la piel de sujetos con total y absoluta falta de escrúpulos y de los cuales no se hace cargo.
Como de ordinario, una epidemia más que sí tiene remedio sin medicina alguna, pero es evidentemente un enfermo que deteriora la salud física y moral de otros.
Cambiar esto será un milagro.

OSCAR
Rosario, Pvcia. de Santa Fe
Argentina- 19.04.2017






domingo, 16 de abril de 2017

VÍCTIMAS DE LA SOCIEDAD

*Repasando la historia encontramos que el hombre en su conjunto ha estado involucrado desde tiempo inmemorial en cuestiones que por un lado lo han constituido en víctima por un lado, y en victimario por el otro.
A nadie escapa, es decir, ni al menos avisado que la conducta irresponsable en forma de maldad tiene su correlato a poco de la Creación.
Primeramente cuando no se conocían impresos, el boca a boca era el único medio que  el pequeño mundo poseía para informarse o enterarse y aprender. Obviamente dependía de lo que escuchaba.
Así se fue conformando la larga historia de la toma de conocimiento de cómo ha transcurrido y transcurre su vida, más allá de que hoy se informa así al instante desde los más alejados rincones del mundo. Así de sencillo: para haber víctimas tiene que haber victimarios. Y vaya si los hubo y los hay.
Toda la gama de víctimas muchas de ellas inocentes en cuanto a su edad.
Recordamos la triste historia del siniestro rey Herodes quien en la procura de hacer desaparecer de la tierra a quien fuera signado por el destino para ocupar un lugar de privilegio ya desde su nacimiento. No hubiera querido en la piel de aquellos progenitores que también y en forma indirecta se constituyeron en inocentes víctimas de un absurdo comportamiento.
Y de seguir mencionando casos puntuales no habría papel para reflejar tales acontecimientos. Es solo nomás una cuestión de relación.
Según las Sagradas Escrituras, el Creador al expulsar del Edén a sus primeros habitantes debido a su desobediencia, les aseguró una serie de vicisitudes en que si bien la maldad no estaba referida tácitamente, tendremos que entender como implícita.
Bien, según esa fuente, la maldad instalada en el hombre corriente, comienza a cobrarse la primera víctima, Abel hijo de Eva y Adán, muerto por celos de este mal hermano Caín.
He de cerrar lo inherente a tan lejano tiempo. Sucesivamente, hechos aberrantes y conocidos, se han cobrado numerosas víctimas en manos de aquellos señores dueños de la verdad, que fueron autores de atrocidades sin igual
Transitemos la actualidad, problemática ya instalada, no deja de alimentarse con un atroz apetito como si fuese una maquinaria  a la que hay que nutrir de materia prima para que pueda, expender los productos para los cuales fue diseñada y construida.
La maldad se ha aggiornado, si bien no cambió de nombre ni de estilo, siguen en ella condiciones innatas desde su nacimiento.
Sin embargo, se han adicionado otras que también dan lugar a que haya quienes las provocan y quienes las sufren.
Cuáles son?: violencia, inseguridad, drogadicción, sida, pornografía, contrabando de bebés, trata de blancas mediante secuestros, intolerancia de padres sobre docentes, falta de educación y respeto, abandono de hijos dejando la casa paterna, corrupción en casi todos los órdenes. Exposición en medios televisivos de un descarado libertinaje con muestras de “señoritas” que la mayoría fueron modelos de pasarela inducidas generalmente por sus mamás. Deformación del idioma en los medios de captación masivos.
Pero pasemos al otro elemento, grave por cierto, enferman te, descarado, hipócrita y cínico de los secuaces de Mefistófeles, cual es la clase dirigente, incluyendo a aquellos idiotas que los llevan al poder por apetencias personales, amén de recibir prebendas a través de las cuales los mantienen cautivos; una forma de convertirse en victimarios de muy buena cantidad de ciudadanos que ven menguados sus ingresos como consecuencia de que una indirecta y despiadada forma de ayudar al que menos tiene, debe contribuir a que los gobernantes hagan una política de justicia social, mediante una salida salomónica: a aquellos los sometemos a una lisa injusticia social.
Una vez más, víctimas y victimarios.
Toca el turno ahora a un tema que realmente preocupa y vaya uno a saber cómo y cuanto: la administración de justicia.
Dice al comienzo del derecho: que fue creado para defender a los débiles. Si pero convengamos que también la aplicación de las leyes merece un razonamiento conforme al avance de los tiempos. No se vive hoy de la misma manera de medio siglo atrás, eso está claro.
Profundos cambios de personalidad, nuevos y peligrosos comportamientos. Libre albedrío en un volumen imparable, cuestionable.
Consecuentemente las leyes merecen  ser modificadas conforme las variantes de los tiempos, contenidos perimidos, nada de acortar las condenas por buen comportamiento, nada de salidas transitorias, ni libertad condicional. En suma se impone la ley del Talión, ojo por ojo, diente por diente. El encierro no corrige. Ellos los victimarios, en libertad, las víctimas o familiares se quedan penando.
A esta altura, la pregunta de rigor: los diferentes poderes ante la falta de ecuanimidad, se quedarán con los brazos cruzados?. Es muy probable que estos delincuentes viajen en un colectivo del servicio urbano de pasajeros, sentados a nuestro lado como si tal cosa.
Y pensar que en los años 70 una revista que se ocupaba de información “pesada”, fue sacada de circulación por mostrar fotos con desgarradoras imágenes de un choque entre dos convoyes de pasajeros en General Pacheco, Pvcia. de Buenos Aires.
Años ya se produce el secuestro y muerte de una niña casi adolescente, hija de un   condenado en prisión, venganza seguramente a través de un aberrante injusto y cruel asesinato, Candela ella. Nunca más se habló del tema.
El progenitor, un tipo de avería se habrá quedado con algún vuelto y eso haya motivado el desenlace que terminó con la temprana vida de la niña.
La noticia ya no vendía para los medios, de ahí el silencio definitivo.


OSCAR
Rosario, Pvcia. de Santa Fe
Argentina, 16.04.2017.




viernes, 14 de abril de 2017

CODICIA - AVARICIA

*CODICIA:
Deseo o apetito ansioso y excesivo de bienes y riqueza.

*AVARICIA: Ídem, agregando también: mezquindad, miseria, sordidez.

Aclaraciones que fueran hechas, comenzaremos a transitar el camino de ambas condiciones que acompañan al hombre amador de ambas, desde tiempo inmemorial.
Entiendo que cada ser humano nace, con el destino marcado. Debe ser así nomás considerando que si bien hay situaciones más o menos iguales, por lo general existe, sin embargo una inexorable diferencia.
Si bien el hombre tiene la capacidad para discernir sobre lo que está bien o mal, es evidente que obra en función de lo que le conviene y aunque sabe que no está bien lo que hace, no vacila en seguir en su propósito. Se lleva puesto a aquel que se cruza en su camino.
Sobrados ejemplos certifican esta aseveración. Desde siempre y hoy, lo mismo.
Me permito recordar dos ejemplos notables si se quiere y entiendo, aunque no puedo probar su veracidad, que sirven para ponerse a reflexionar seriamente sobre su contenido.
Primero, la parábola del agricultor que va a ver a Jesús para comentarle que precisaba un granero más para seguir almacenando cereal, a lo que el Maestro le reprocha: tienes varios graneros llenos, para qué otro más?. Piensa: que si esta noche te sorprende la muerte y?????
Segundo: quién no recuerda la historia de los deseos sorprendentes de Alejando Magno?
Dos cuestiones que aunque con personajes diferentes, la historia muestra la misma esencia.
Lástima grande que para muchos esto pasa inadvertido. No les interesa saber que como llegaron al mundo, desnudos, así se irán.
No tiene ningún sentido emular a los faraones egipcios ya sabemos de qué manera eran sepultados. Hoy resulta un disparate total.
Estarían convencidos de que de algún modo podían seguir disfrutando del bienestar que en vida poseían.
Pero es para pensar. El que lo ve de afuera tiene otros principios. De todas maneras puede entenderse que los codiciosos o avarientos tienen su manera de pensar y de obrar.
El primero aspira a más pero lo disfruta.
En cambio el otro quiere seguir acumulando, pero tiene temor de menguar su patrimonio económico y llega a convertirse en un misántropo.
De todos modos ambos se convierten en esclavos del dinero. Increíble no?
Es otro de los males que asuelan al hombre.
Pecadores en sumo grado y convertidos en idólatras.
Ahora bien, uno quiere más y lo disfruta, el otro en cambio todo lo que pueda poseer, lo retiene de una manera tal que desea y necesita no ser descubierto. Es un necio incurable.
No descontamos que en los dos casos se ha apelado a espurios procedimientos para hacerse  de un suculento patrimonio económico.
Otra paradoja: es inadmisible que estos seguidores del diablo hagan gala de un egoísmo tan aberrante como ellos mismos.
En primer lugar, no siempre pero frecuente no bien habido, y los extremos a la vista. Es inentendible ya que es innecesario acopiar tanto dinero. Unos para invertirlos en placeres, el otro por solo ver semejante capital, se privan hasta de lo mínimo elemental.
Tras que nacieron desnudos, no mejorarán en absoluto. De la misma manera partirán de este mundo, y las riquezas?, quedarán para aquellos que nada hicieron.
Los contrasentidos son de nunca acabar y una vez más los extremos que es imposible juntar: la pobreza y su antónimo la riqueza.
Ese pretender más y más los trastornan de manera tal que en su frenética obsesión a cualquier precio, sin códigos y sin límites, no les interesa pensar o congraciarse con el que menos tiene. Qué se arreglen dirán.
De existir la igualdad con el sentido común puesto en esta procura, sin dudas habría menos dificultades para reflejar, menos o muy pocas razones para protestar.
Es singularmente notable que en el mismo poder se crea caldo de cultivo para la codicia, vía corrupción, hablando con un desparpajo total de moral, pero por el otro lado están acopiando impunemente dinero a raudales, en suma no predicando con el ejemplo, dando impúdicas muestras de indiferencia.
Harto vergonzoso ya que con la mayor indiferencia condimentada con cinismo, se rasguen las vestiduras pregonando constantemente que merced a su gestión, todo funciona como sobre ruedas.
Una vez más presente la codicia para seguir una constante sin solución de continuidad.
El otro aspecto, la avaricia manía enfermiza que como ya dije y tal parece que como dije, inentendible. Está como enamorado de su patrimonio, que no se permite ningún tipo de mengua; es más, se sabe de casos que estos oscuros personajes han partido de este mundo dejando depósitos bancarios que nadie puede rescatar, amén de dinero escondido que nadie puede hallar, haciendo ingentes esfuerzos para tratar de encontrarlo; lugares impensados que solo demoliendo la casa podría ser hallado.
No más para agregar, solo y a modo de conclusión final, se impone un interrogante que está a nuestro alcance responder: caprichos de la naturaleza humana?. La madre Natura deje abierta la posibilidad a todas las especies, entiendo que cada ser humano decide como proceder según lo crea conveniente. En este caso el egoísmo es proverbial. Unos mucho, otros nada. Codicia y avaricia: dos extremos que desnaturalizan al hombre.


OSCAR
Rosario, Pvcia. de Santa Fe
Argentina- 14.04.2017.


domingo, 9 de abril de 2017

TODO EL AÑO ES CARNAVAL

Un viejo tango: “Siga el corso”, habla en parte de su letra, de la frase del título.
Ya por aquel tiempo si bien la letra no lo indicaba puntualmente cuando fue escrita, puede tomarse como una queja al modo de vivir, a las costumbres, a la indiferencia como siempre, del poder de turno a los entregadores de bienes de la patria a intereses extranjeros. No se vivía bien, el común de la gente estaba sumido en la pobreza, pero nada que ver con esa clase social que se debatía y hoy lo hace, por encima de los niveles de aquella.
Por una u otra razón,  siempre ha habido y hoy pareciera más que nunca, razones para admitir que por decirlo del algún modo, el jolgorio ocupa un significativo espacio.
Un verdadero carnaval donde pululan mamarrachos de dudosa catadura moral; en sentido figurado, colombinas y arlequines ya nacen con antifaz, una careta de mascarón de proa.
Sí aquellos disfrazados, desconocidos por la mayoría, asumían el papel de personas de fantasía, mientras los que alimentan o determinan la prosecución del carnaval, lo hacen con vestuario de damas de la sociedad y donde la mayoría son hombres, no caballeros precisamente.
Así las cosas, siempre supo que esta celebración de pocos días de vida, cada año es efímera.
Pero cuando el jolgorio no tiene fin, es ahí cuando se utiliza la frase conocida.
Muchos viven con la careta por mucho tiempo y así por verticalidad, entrando en el juego lamentablemente.
Una forma de burlarse de todos, cunde la inmoralidad, poco o nada les interesa la situación de otros.
Una importante franja de los pueblos está más o menos cómoda, otras no tanto debiéndose arreglarse con limitaciones.
Muchos carenciados reciben beneficios económicos que el poder sustrae de cajas que deben ser distribuidas, caso de los jubilados como variable de ajuste. Al no poder trabajar deben arreglarse como se pueda. Lástima grande que para el Estado, el promedio de vida se va extendiendo a ojos vista. Nuestro país está convulsionado, ojalá Dios quiera que la situación no se convierta en anarquía.
Un repaso a los reclamos puntuales: erradicar la miseria, la violencia y la inseguridad, generar trabajo asegurando viviendas dignas, sueldos dignos, justicia decente y precisamente justa, derechos humanos como debiera ser, por jóvenes desaparecidas, por robos seguidos de muerte, por violaciones. Eliminar definitivamente los piquetes. Basta de carpas y quema de cubiertas. Basta de niños pidiendo por domicilios y negocios. Basta de piratas exigiendo peaje a repartidores. Salarios dignos, basta de inflación que deteriora el sueldo. Los sueldos bajos, son una constante.
Ya en los años 50 el presidente de la nación decía que los sueldos iban por la escalera. Mientras que los precios lo hacían por el ascensor.
Las emisiones televisivas son una burla constante. Toxinas para la vista y oídos. Dijo un cómico ante su maquillador: haz lo que pueda total la “gilada” consume lo que se le ofrece.
Otra burla a la sociedad: el desenfreno al volante. Conductores jugando a la ruleta rusa. Luego de causar estragos, se arrepienten demasiado tarde.
Ni en las ciudades, se respeta al peatón, primero aquellos, los viandantes que se cuiden.
Las sanciones pareciera que benefician a los infractores. Burla total, hasta ofrecen rebaja al que la paga. Increíble, se premia al infractor. Se impone anárquicamente eso de haz y vive como quieras.
Tantos elementos para protegernos de los impúdicos al volante. Vallas, lomos de burro, radares, sendas peatonales, nadie controla nada. No hay salida, ni controles. Una burla total.
En la antigua Grecia, según la historia, cada varón que nacía era sometido a un severo análisis para constatar si en el futuro podía ser un buen guerrero, caso contrario pasaba a ser alimento de los cetáceos.
Ojalá que acá no se les ocurra mandar a los ancianos a las montañas de Alaska según la historia.
Había mencionado en principio, la violencia y la inseguridad, asaltos con muertos o heridos graves, violaciones, secuestros, robos. Una ola de hechos que no se detiene.
Un contrasentido increíble, cuando un masivo y popular reclamo, se reúne públicamente con la primera cara visible de la institución que debe velar por los intereses de la comunidad en cuanto a aquello, generalmente el funcionario actuante apela a la misma excusa. Y son menores, o aquello de: nosotros los detenemos después la Justicia determina si son excarcelables o no de acuerdo al delito cometido. Si siguen sueltos o sufren leves condenas, que son cumplidas brevemente para terminar en libertad condicional. Terminan delinquiendo nuevamente y siga la fiesta.
Cada vez menos seguridad, más delitos y más construcciones de unidades carcelarias.
Las enfermedades terminales no se tratan con aspirinas. Los tres poderes del país con una impresionante cantidad de componentes y con un costo económico sideral, deberían acordar medidas drásticas al máximo, severas condenas sin permiso semanal para trabajar. Falacia total, algunos en esa condición suelen reincidir.
Para combatir ciertas costumbres como las ya señaladas, deberían generarse fuentes genuinas de trabajo, centros de capacitación y la erradicación de esos infernales asientos irregulares que sirven para lo ilegal muchas veces, cambiándolos por viviendas dignas. Así las cosas, lo que no quieren aceptar, deberían ser expulsados del  país. Una paradoja increíble: el ciudadano común enrejado en su casa, con rejas increíblemente altas, alarmas y perros guardianes. Si quieren vivir como irracionales que se vayan a vivir a alguna selva. No queda otra.
La mayoría de estos sujetos utilizan motos para el arrebato. Máquinas de alto valor más teléfonos móviles de última generación hacen pensar de donde proviene el  dinero para su compra o son robadas?
Así como estos miserables actúan con total impunidad, los políticos inútiles, cínicos e hipócritas se hacen los distraídos. O cambian de cargo o se quedan en el mismo repitiendo otro mandato merced a la estupidez humana que sigue apostando a ellos.
Así como aquellos son delincuentes, éstos son miserables de alto voltaje. Si no hicieron nada en el primer mandato, menos van a hacer en los otros. Para colmo la propia Justicia que debería pedir la reforma del código penal, como si nada. Ninguna institución se pone los pantalones largos. Salen a la calle con gafas bien oscuras y coches con vidrios polarizados…ah…y con custodia personal a cargo del erario público.
En el país de los ciegos, el tuerto es rey reza una vieja sentencia. Es triste admitir que hay muchos ciegos y por añadidura más tuertos.
Ojalá vía milagro se produzca el inmediato cambio.

OSCAR
Rosario, Pvcia. de Santa fe

Argentina, 09.04.2017.

jueves, 6 de abril de 2017

LA INFANCIA


 Irrepetible digo por esa singular vertiente de hechos que forman parte de ese ciclo.
Un notable período donde el conjunto de la familia, por regla general y como algo natural, incomparable e irremplazable, comprende un cerco que no debiera quebrarse jamás.
El tiempo transcurre inexorablemente, la infancia cierra un ciclo sano, puro e inmaculado para dar paso  como una condición de la ley de la vida, a la etapa siguiente donde todo se va modificando lentamente.
Los infantes no conocen de pesares, todo en ellos es inocencia pura, lloran si tienen hambre o algún pequeño dolor los aqueja.
Inocencia pura.
Ese espacio si se quiere bastante breve, ha quedado atrás, comienza otro ciclo. Aprende a mejorar el lenguaje, a caminar, a interpretar los llamados de atención, a distinguir mejor a los miembros de la familia y a disfrutar de los juegos propios de su edad.
Infancia, período inigualable e inolvidable, solo se piensa en jugar, comer, dormir y buscar la protección de sus progenitores, unos más apegados, otros menos.
Para ellos en su inocencia todo le da lo mismo tocante a lo que ocurre en el mundo. Ya tendrán tiempo y vaya, cuando tengan que afrontar un poco más adelante los desafíos que la vida propone.
Mezclada con la carencia de económica está la promiscuidad que va de la mano con el hambre, la vestimenta, paupérrimas condiciones de techo para guarecerse con seguridad, a expensas de los rigores climáticos, las alimañas y en condiciones deplorables de salud y educación.
La otra cara de la moneda, aquellos que nadan en la abundancia, con papás que casi nunca están con ellos, a cargo de los abuelos, o en instituciones que si bien los cuidan, no es lo mismo que estando con aquellos. Los manejan como pueden pero no prevalece el amor de madre o padre.
Y qué decir de aquellos que requieren trasplantes de órganos, ni hablar del cúmulo de expectativas que se presentan ante la carencia  de elementos (órganos) de seres vivos con enfermedades terminales o víctimas fatales de accidentes. Si no se donan órganos, estos terminan en la sepultura.
Respecto de la eutanasia o muerte digna, esto está sujeto a la ley y si esta no contempla la obligatoriedad de los médicos a practicarla.
Otras prácticas quirúrgicas: viajes al exterior a fin de concretarlos ya que en el país algunas no se realizan. Alta inversión económica. Se requiere de colectas públicas para recaudar el dinero. El Estado mira para otro lado.
Quizás piensan emular al dictador satánico alemán en la guerra de 1939 a 1945, cuando decía: a los pequeños judíos hay que eliminarlos ya que en algún momento se convertirán en hombres y serán nuestros enemigos.
Volviendo al repugnante accionar de ciertas madres que perdieron a sus hijos y no de muerte natural, sino en comportamientos violentos contra la sociedad, parecen que fueran las únicas, mientras reciben suculentos subsidios, por haber sido terroristas muertos o desaparecidos.
A modo de cruel ironía, otras madres libran una lucha sin cuartel para tratar de salvar a sus hijos de las garras de severísimas patologías, reitero, apelando a la solidaridad de la gente para recaudar fondos para el monstruo sanatorial.
Como verán queridos lectores, he abordado distintas facetas de la infancia.
Probablemente haya para más pero creo haber expuesto aunque someramente, un panorama real de cómo son las cosas, aguardando sea del agrado de todos ustedes.

OSCAR
Rosario, Pvcia. de Santa Fe
Argentina- 06.04.2017




domingo, 2 de abril de 2017

EL FIN DE LA VIDA


 Una cuestión que solo involucra al hombre, cuando una enfermedad o un accidente, o lo decide por sí mismo, o alguien se lo provoque.
Cuesta aceptar como mínimo el común de la gente, la partida de un ser querido.
Sin embargo, ciertas creencias lo aceptan sin quejarse, alegando que si es la voluntad de Dios, debe ser aceptada sin quejas, llanto o imprecaciones.
Lo aceptan bajo el lema: Dios da la vida y es dueño de llevarla cuando así lo decida.
Todos nacemos con un destino, un determinado tiempo de vida que solo Él lo sabe.
El de cada uno, respecto del término de habitación en la tierra.
Toda vez que un ser querido se va de la vida, se producen crisis de llanto, tristeza, nostalgias y según el grado de parentesco será inevitable la modificación de costumbres. El antes y el después.
También aparecerán conflictos por diversas razones, legados, formación de nueva pareja, si él o la fallecida eran matrimonio, aunque no necesariamente.
Elaboración del duelo, inevitable sin forma de eludirlo.
Si se trata de enfermos terminales, el deseo de una pronta partida está implícito.
Los tiempos modernos han modificado viejos esquemas respecto a otras costumbres. Velatorios domiciliarios, nunca más.
Salas preparadas ex profeso donde familiares y amigos están alejados de la caja mortuoria.
La cremación del cuerpo y las visitas negadas, a la última morada a la orden del día.
Nosotros los mayores no estamos capacitados para soportar a corto plazo la pérdida de un ser querido.
Preparamos los servicios adicionales, imprescindibles preparándonos para esta instancia.
Un verdadero misterio que va en paralelo entre lo religioso y lo material.
Cualquiera fuese la razón, el sino está incorporado en el individuo, el cuerpo humano paulatinamente va sufriendo un desgaste irreversible.
A modo de ejemplo podemos compararlo con un antiguo mecanismo de relojería que en determinado momento más allá del natural mantenimiento, requiere cada tanto de una reparación.
Sostenerlo hasta que no sirva más y al cesto de residuos.
Mucho se ha hablado, se habla y se hablará sobre la permanencia del hombre sobre la tierra. No olvidar que de esto no se escapan los del reino vegetal y animal.
Como una inapelable realidad, no hay manera de opinar respecto de la persona que parte de la tierra o de la vida.
Indiscutible, que nadie puede acertar respecto tratarse de un enigma indescifrable.
No hay ciencia que pueda determinar qué es lo que se encuentra después de la vida.
En una oportunidad, en los EE.UU., se reunieron tres referentes de diferentes corrientes de opinión religiosas. Dos de ellos se refirieron desde su punto de vista y creencia. Pero el tercero, un pastor protestante dijo: el ser humano se va gestando en el vientre materno, todos imaginamos que allí se encuentra en un ambiente privilegiado, ajeno a lo que pasa en el mundo exterior y en un mundo paradisíaco.
Pero llega un momento que tiene que morir en ese ambiente y pasar a formar parte de la vida terrenal, enfrentarla con todo lo que eso significa. Vive el tiempo que tiene señalado hasta que deja de hacerlo e ingresa a una nueva vida que es como vivir en el vientre materno.
Tenemos que admitir que es tan solo una opinión personal, conforme su filosofía como creyente. Expresión de deseos?
El fin de la vida no respeta a ninguno, todos en un momento u otro tenemos que dejarla. Paradoja: se van los muy buenos y quedan también los muy malos.
El temor implícito de permanecer eternamente en lo que da en llamar: Hades, Infierno o Averno, a muchos no les preocupa. Solo lo respeta el justo.
Convengamos que son formas de pensar, lo real es que el cuerpo queda en la tierra, convirtiéndose en una masa ósea, salvo que se imponga una cremación.

OSCAR
Rosario, Pvcia. de Santa Fe
Argentina- 02.04.2017